Reloj de Cuerda

Hace muchos años un hombre vivía en una casa en el campo. Apartada del resto de casas, tanto era así, que el vecino más cercano estaba a más de 1 km de distancia. Este hombre para saber la hora tenía un precioso reloj de cuerda en la pared de su salón. El hombre era mercader y frecuentemente tenía que ausentarse varias semanas de su casa. Con lo cual, cuando volvía el reloj estaba parado.

Para poner el reloj en hora el hombre siempre hacía lo siguiente, después de comer salía hacía la casa de su vecino andando a una velocidad constante para preguntarle la hora y en el camino no se paraba nunca a hablar con nadie, una vez allí siempre aprovechaba para tomar un café. Luego, volvía a su casa y ponía su reloj exactamente a la misma hora que el reloj de su vecino.

¿Cómo lo hacía?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *